Causar Una Buena Impresión En La Entrevista Tampico TA

En una entrevista de trabajo todo cuenta. No sólo lo que has hecho, tu currículum o tu experiencia laboral. También importa la impresión que causas, las cualidades que desprendes, lo que ven los demás de ti. Por eso es importante que dediques parte de tu preparación a cuidar tu apariencia, tu forma de moverte y tu forma de expresarte...

Compañías Locales

ESCUELA CULTURAL MARCIAL
(833) 219-3028
tercera avenida 108
TAMPICO, TA
INSTITUTO EDUCACIONAL DEL NORESTE
(833) 213-0221
cacalilao 205 , petrolera
TAMPICO, TA
INSTITUTO LICEO FRANCO
(833) 213-0142
cacalilao 106 , petrolera
TAMPICO, TA
COLEGIO NIÑOS DE MEXICO
(833) 213-5664
jazmin 102 , monte alegre
TAMPICO, TA
ESCUELA PREPARATORIA CIENCIA
(833) 219-3900
emilio carranza 609 pte ,
TAMPICO, TA
COLEGIO AGUILA
(833) 213-1437
nayarit 107 , guadalupe
TAMPICO, TA
ESCUELA JFK DE TAMPICO SC
(833) 213-6898
ebano 402 , petrolera
TAMPICO, TA
ALFONSO DE LIGORIO
(833) 212-2237
heroes de chapultepec 1702
TAMPICO, TA
ITCEN
(833) 212-3060
fray andres de olmos 202
TAMPICO, TA
ESCUELA CULTURAL MARCIAL
(833) 219-3028
tercera avenida 108
TAMPICO, TA

Proveído Por: Haga click aquí para leer más artículos en modelocurriculum.net

Desde nuestra web te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a sacar el máximo provecho de tus capacidades y a mostrar a todos lo mejor de ti.

CUIDA TU APARIENCIA: La imagen dice mucho de ti. Ir bien vestido a la entrevista de trabajo es fundamental. No obstante, vestirse bien no significa necesariamente ir siempre de traje. El truco está en mostrarse tal como se es, pero procurando transmitir una imagen profesional y fiable.

Ir bien vestido a la entrevista de trabajo es fundamental. La imagen dice mucho de ti, así que cuando te presentes en una entrevista, ten en cuenta la imagen de la empresa y arréglate conforme a ella.

A continuación te indicamos unos pequeños consejos sobre los que no deberías hacer:

•Por norma general, son mejores los colores conservadores en algún tono azul o gris. Usar un color negro puede resultar demasiado serio. Si lo usas, asegúrate de llevar otro color cerca de tu cara para suavizar la imagen.
•Es preferible usar camisas que camisetas. Si la situación lo requiere, lleva corbata.
•No uses sandalias, chanclas o calzado por el estilo. Es demasiado informal.
•Si usas traje, comprueba que te quede bien. Ni demasiado holgado, ni demasiado estrecho. Intenta llevar trajes a la moda.
•No conviene usar pantalones de pescador ni piratas. Tampoco calentadores en las piernas.
•Si eres mujer, no te pintes las uñas con colores chillones ni estrambóticos. Mantén las uñas cuidadas y limpias.
•Evita cargarte de joyería innecesaria: no uses más de dos anillos en cada mano o un pendiente por oreja.
•Si optas por llevar las piernas desnudas, usa medias, aunque haga calor. Las medias pueden ser de color neutral, o de algún color que combine con tus zapatos.
•Vigila los complementos. Es mejor usar bolsos discretos y con estilo, que impresos o demasiado modernistas.
•Evita las cazadoras de cuero (chamarras), son demasiado deportivas.
•Cambia la apariencia de tu forma de vestir en una segunda entrevista, cambiando el color de tu blusa, camisa, o corbata.
•Una entrevista no es el lugar adecuado para presumir que estás a la moda, aunque si te dedicas a alguna carrera relacionada al arte, puedes ser un poco más apropiado.

En cualquier caso, lo que te pongas debe destacar el hecho de que eres un profesional, una persona fiable y confiada, lista para trabajar en un nuevo trabajo. Deja que te guíe tu sentido común.

LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE: El lenguaje corporal dice mucho de ti. Morderse las uñas, revolverse en la silla, dar golpecitos con el bolígrafo… son pequeñas cosas que denotan tu estado de ánimo, tus miedos e inquietudes, y que también cuentan para el entrevistador.

Aprende a controlar el lenguaje corporal y utilízalo en tu beneficio. Puedes sacar un gran provecho si conoces lo que transmiten tus movimientos.

¿Sabes qué estás trasmitiendo?

Tu postura
¿Qué transmite?
Acariciarse la quijada-Toma de decisiones
Entrelazar los dedos-Autoridad
Dar un tirón al oído-Inseguridad
Mirar hacia abajo-No creer en lo que se escucha
Frotarse las manos-Impaciencia
Apretarse la nariz-Evaluación negativa
Golpear ligeramente los dedos-Impaciencia
Sentarse con manos agarrando la cabeza por detrás-Seguridad en sí mismo y superioridad
Inclinar la cabeza-Interés
Palma de la mano abierta-Sinceridad, franqueza e inocencia
Caminar erguido-Confianza y seguridad en sí mismo
Pararse con las manos en las caderas-Buena disposición para hacer algo
Jugar con el cabello-Falta de confianza en sí mismo e inseguridad
Comerse las uñas-Inseguridad o nervios
La cabeza sobre las manos o mirar hacia el piso-Aburrimiento
Unir los tobillos-Aprensión
Manos agarradas hacia la espalda-Furia, ira, frustración y aprensión
Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie-Aburrimiento
Brazos cruzados a la altura del pecho-Actitud a la defensiva
Caminar con las manos en los bolsillos-Abatimiento
Manos en las mejillas-Evaluación
Frotarse un ojo-Dudas
Tocarse ligeramente la nariz-Mentir, dudar o rechazar algo

Cuida tu forma de hablar:
Un mismo hecho puede decirse de muchas formas. Unas te benefician, otras te perjudican. A continuación te presentamos una serie de consejos para que aprendas a sacarle el máximo provecho a tu forma de hablar y de expresarte.

•No digas “Creo que…” o “me parece…” Esto demuestra falta de confianza o excesiva timidez. Di mejor “Estoy seguro de que…” o “Estoy convencido de que…”
•No te quites méritos diciendo “Lo que hice no tiene importancia”. Demuestra tu satisfacción por tu trabajo “Estoy satisfecho de lo que hice”
•Aunque tengas dudas, no las expreses. Evita decir “No sé si sirvo”, “Esto me asusta” o “Me viene grande” y piensa que “Lo positivo supera lo negativo”. Transmite confianza diciendo “Estaré a la altura”
•No digas “Tengo fallos”, ya que es obvio que nadie es perfecto, di mejor “Salvaré el obstáculo”.
•De igual forma, no pienses “Hay otros mejores”, o “No sé si me conviene”. En su lugar, piensa que el empleo “Se adapta a mis capacidades o a mis intereses”. “Podré hacerlo”.

En el lenguaje, como en todo, la clave está en la confianza. Confía en ti y en tus posibilidades, siéntete orgulloso de lo que has hecho bien y no te centres en tus miedos o inseguridades. Transmite fiabilidad y seguridad.

LA ACTITUD IMPORTA: Una buena actitud es fundamental para triunfar en la entrevista de trabajo. Sin embargo, al contrario de lo que muchas veces se cree, una actitud serena y sumisa no es siempre la más adecuada. Debes aprender a distinguir lo que busca el entrevistador y responder a sus expectativas.

Por norma general, la actitud del entrevistador durante la entrevista puede ser: agresiva, cordial, amena, inconexa o silenciosa. En cada caso, debes aprender cómo responder, como actuar. Aquí te dejamos algunos consejos:

•Agresiva: en ocasiones el entrevistador trata de desestabilizar al candidato, presionándole y haciéndole tambalear psicológicamente a través de la intimidación con preguntas o el uso de las contradicciones hasta encontrar sus puntos débiles y su reacción a situaciones de presión. La intimidación es la clave. La mejor respuesta en este caso es el autocontrol, la seguridad y la confianza. No permitas que te intimiden.

•Cordial: otras veces, el encargado de selección se presenta muy abierto, invitando al candidato a expresarse con la mayor libertad posible sobre todos los temas o tópicos que desee. De esta forma, al entregar el control al entrevistado, el entrevistado logra que el candidato les lleve a sus puntos de interés, dejándole entregar tanta información como desee, y consiguiendo así que hable más de la cuenta y se recabará a continuación la información relevante.

El mejor consejo en estos casos es medir nuestras palabras, ateniéndonos al discurso general que hemos preparado antes de entrar a entrevista. Sigue los puntos concernientes a tu trabajo y aporta la información personal realmente importante para el trabajo.

•Amena: en ocasiones la actitud del entrevistador va más allá de la simple cordialidad, introduciendo deliberadamente una empatía que lleva la conversación por toda clase de temática, invitando al candidato a expandirse tanto cuanto desee. El entrevistador lleva el guión pero le ofrece al candidato el protagonismo y le regala complicidad. Esta invitación a explayarse son ningún control deja muchas más puertas abiertas a que el entrevistado entregue mas información de interés, dejando entrever no sólo sus patrones psicológicos sino las áreas que presentarán conflictos y los puntos más desfavorables de su historial laboral.

El consejo es, como en el caso anterior, ceñirse a la ruta de temas fijada.

•Inconexa: otras veces, el encargado de seleccionar a los candidatos hará preguntas sobre temas muy diversos, paseándose sobre un amplio abanico de tópicos. Esta actitud trata de desorientar al entrevistado, de manera que entre saltos inconexos pierda la relación lógica entre dos puntos de un mismo tema, forzando que se equivoque o contradiga en los puntos que merecen dudas.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es llevar mentalmente una pauta de lo que se conversa e intentar reconducir la conversación hacia el aspecto profesional, con suficiente cuidado de no aparentar que huyes de hablar de algún punto o que eres descortés.

•Silenciosa: por último, hay ocasiones en las que el tono de la entrevista se reduce a formular preguntas directas y callar apenas se pronuncian, dejando abierto ese vacío para que lo llene el candidato. Así se demuestra la capacidad del entrevistado para rellenar los espacios abiertos tras las preguntas con información adecuada. Nuestro consejo, intenta responder lo más concreto posible, con aplomo y seguridad, valiéndote de tu pauta original de temas. Intentan resumir lo dicho o especificar lo que se te pregunte puntualmente.

Haga click aquí para leer más artículos en modelocurriculum.net
Artículos Similares