Disfunción eréctil

La disfunción eréctil en los hombres no se limita sólo a la incapacidad de lograr una erección en el pene. También se refiere a la impotencia como tal, además, la disfunción eréctil puede describir los problemas de una persona, en relación al tamaño, rigidez y la duración de su erección.


1. Síntomas

El síntoma más obvio de la impotencia masculina es la incapacidad para lograr una erección. Si bien algunas personas pueden confundir la verdadera definición de la disfunción eréctil, a fin de que pueda incluir a falta de deseo sexual o problemas con el orgasmo y la eyaculación, esto no siempre es correcto o aplicable. Cuando la impotencia se define médicamente, se limita a la incapacidad del varón de lograr o mantener una erección el tiempo suficientemente como para permitir una interacción sexual satisfactoria. Sin embargo, la disfunción eréctil puede ser aplicada a personas que a veces tienen dificultad para lograr una erección, además de aquellos que tienen dificultades para lograr una erección la mayor parte del tiempo. Un hombre con disfunción eréctil pueden experimentar problemas para lograr una erección de vez en cuando, algunos casos, la mayor parte del tiempo o todo el tiempo. La gravedad del problema tiende a aumentar, a menudo el acto de impotencia se produce. Muchos estudios han demostrado que al momento en que se cumplen los 45 años de edad, la mayoría de los hombres ya han experimentado la impotencia o la disfunción eréctil, al menos, en algún momento de su vida. Como los conocimientos y capacidades médicas han avanzado, los síntomas han sido tratados con una serie de posibles curas, incluyendo píldoras, tales como el Viagra, así como otros remedios menos convencionales para la impotencia. Dado que muchos hombres no se sienten cómodos debatiendo temas como la disfunción eréctil y la impotencia con su médico, por lo que se cree esta condición es muy subestimada y poco diagnosticada.

2. Como una preocupación médica

En la mayoría de los casos, la impotencia a menudo no afectan a los hombres jóvenes. La impotencia es mucho más común en los hombres de edad avanzada. En general, lograr una erección no siempre es tan fácil como algunas personas pueden creer. Dentro del cuerpo, una compleja serie de acontecimientos debe llevarse a cabo, a fin de que los hombres puedan lograr una erección. Algunos hombres pueden ser ayudados por la medicina, tales como Viagra, si tienen la disfunción eréctil. Sin embargo, esto no significa que se debe pasar por alto los problemas que vienen con la disfunción eréctil o no informar a su médico de estos, ya que las causas de la impotencia pueden ser graves y necesitan mucha atención. Una erección es principalmente un acto involuntario por parte del cuerpo. La impotencia, es lo que ocurre cuando el hombre es incapaz de completar satisfactoriamente la serie de sucesos que rodearon el sexo o las actividades sexuales. La mayoría de las personas situadas en el campo de la medicina consideran que la impotencia puede ser catalogada como tal, sólo si la erección no es satisfactoria el 25 por ciento de las veces o más. A pesar de que la disfunción eréctil puede parecer trivial para algunos, la incapacidad del pene para realizar el trabajo para el que ha sido biológicamente diseñado el 25 por ciento de las veces o más, de hecho es un motivo de preocupación. La preocupación por la impotencia no es sólo experimentada por parte de las personas que sufren la disfunción, si no también sus parejas y la comunidad médica en general.

3. Causas

Mucha gente podría preguntarse qué es lo que causa concretamente la impotencia o la disfunción eréctil. Muchos medicamentos que han aparecido dentro de la última generación para combatir la disfunción eréctil como el Viagra. A pesar que el Viagra es útil, este trata los síntomas de la disfunción eréctil, pero no siempre trata la causa o causas de la impotencia del individuo. Las causas de la impotencia no se limitan a cuestiones estrictamente físicas. Las causas de la impotencia pueden ser psicológicas también. Las causas más comunes de impotencia en los hombres, es un flujo reducido de sangre al pene y un daño en los nervios en el área genital del individuo. Sin embargo, las cuestiones o inquietudes que se manifiestan con la disfunción eréctil son muchas. Enfermedades vasculares, diabetes, el consumo de drogas, ciertas hormonas, trastornos neurológicos, trauma a la región pélvica, cirugía, radioterapia, fuga venosa y la enfermedad de Peyronie, pueden tener como síntoma o efecto secundario la disfunción eréctil. Una enfermedad vascular, como la Arteriosclerosis es un endurecimiento y estrechamiento de las arterias dentro del cuerpo. La pérdida de flujo sanguíneo puede causar impotencia y en realidad esta representa las causa entre el 50 y 60 de los casos de disfunción eréctil en los hombres de 60 años de edad o mayores. La causa menos común de impotencia, es un desorden hormonal. Menos del 5 por ciento de los casos de disfunción eréctil puede están relacionados con trastornos hormonales. Si un individuo experimenta la impotencia, hay una serie de causas que podrían haber provocado la disfunción eréctil. Es por esto que es muy importante que se discutan todos los detalles con su medico.

4. Efectos de largo alcance

No importa la causa, física o psicológica de la impotencia, esto puede afectar no sólo a los varones que sufren la disfunción eréctil, pero también a sus parejas. Muchas personas que han experimentado disfunción eréctil, ya sea de primera mano o en una relación, se sienten una amplia gama de emociones intensas. A medida que estos sentimientos son experimentados, muchas personas desarrollarán estados de desesperación y baja autoestima. Incluso, se puede llegar a experimentar Inseguridad sexual por estas personas, creando una tensión y confusión dentro de su relación. Los hombres se enorgullecen de sus proezas y habilidades sexuales. Su desempeño sexual, es una gran parte de su autoestima. Cuando un hombre experimenta impotencia, esto no afecta sólo su vida sexual, sino también toda su vida y su forma de ser. Además de las principales causas de la impotencia, sentimientos de inseguridad, presión, ansiedad y también pueden ser un factor detonante de la impotencia, así como pueden agravarla. Esto significa, que incluso después de tratar de los problemas físicos, la sensación de inseguridad o la depresión puede afectar a la persona de tal forma, que no estarán en condiciones de lograr una erección. A nivel psicológico, la impotencia puede afectar a cada parte de la vida de un hombre. Se puede cuestionar su relación, su trabajo e incluso su capacidad para interactuar socialmente. Al hablar abierta y honestamente acerca de lo que está ocurriendo en sus vidas con su pareja y médico, los hombres que luchan con la impotencia pueden iniciar un plan de tratamiento más rápida y fácilmente, tales tratamientos pueden incluir la utilización de medicamentos como el Viagra. La pareja, por su parte también pueden sufrir efectos de largo alcance de la disfunción. Ellas pueden sentir que son la fuente o causa de la disfunción eréctil. Esto puede afectar su autoestima, es por esto que es importante para una pareja el estar abiertos y tener mucha comprensión cuando se trata el tema de la impotencia.

5. Como lograr una cura

A pesar de que W. Stekel dijo en una ocasión, que durante la primera mitad del siglo 20 que "la impotencia sería un trastorno asociado con la civilización moderna", no podría haber estado más equivocado. En escritos hechos por estudiosos y académicos de la India en el siglo ocho antes de nuestra era, se encuentra la primera referencia a la impotencia. En ese momento, se identifican cuatro causas para la impotencia, la cuales eran voluntarias, congénitas, precocidad y enfermedades en los órganos sexuales. Los antiguos hindúes creía que la impotencia que también podía tener un origen mental. Se cree que es posible desarrollar impotencia después de haber mantenido relaciones poco placenteras. Las personas en la antigua China, creían en el concepto del Yin y el Yang, por lo cual era comprensible ser impotente después de 60 años de edad debido a una disminución de Yin. En la Biblia, específicamente el Antiguo Testamento, el rey Abimelec sufre de impotencia, aparentemente como resultado de tomar a la esposa de Abraham, quien inicialmente se presentó al Rey como la hermana de Abraham. En la Edad Media, la impotencia y la disfunción eréctil se creían eran causadas por las brujas. Muchos remedios se han utilizado, en un intento de curar la impotencia durante los tiempos antiguos, incluyendo testículos de cabra, aceite de jazmín, corazón de cocodrilo bebé, huevos de cocodrilo, cordones mágicos, ranas y gorriones. Incluso el asalto sexual una vez fue considerado por algunos para curar la disfunción eréctil. Eventualmente, la electricidad y las cirugías fueron consideradas como posibles opciones para curar la impotencia. Terapias orales, como el Viagra, han sido desarrollados y están en uso desde principios de la década de los 90.

6. Tratamiento

En general, hay enfoques quirúrgicos y no quirúrgicos que se utilizan en medicina tradicional de las comunidades, con el fin de curar la disfunción eréctil. Las opciones no quirúrgicas incluyen la terapia sexual, terapia de reemplazo hormonal, los medicamentos como el Viagra, supositorios uretrales, dispositivos de vacío y auto-inyección. Las opciones quirúrgicas incluyen los implantes de pene, la cirugía vascular reconstructiva y la ligadura venosa. Al examinar los tratamientos, hay una serie de elementos que el hombre y la pareja debe considerar. En primer lugar sería la comodidad. Si las personas no se siente cómodos inyectándose a sí mismo, por ejemplo, lo más probable es que desee considerar otras opciones que están disponibles para ellos. En segundo lugar, será importante examinar el costo de los diversos tratamientos. Algunas personas tienen más fondos disponibles para esto, mientras que otros simplemente no quieren gastar mucho dinero tratando de encontrar el tratamiento que funcionará mejor. Es importante discutir los detalles del tratamiento de la impotencia con un médico ya que no todos los hombres se benefician de los mismos tratamientos.

7. Medicina Alternativa

Para aquellas personas que sufren de impotencia, pero que no se siente cómodo con los enfoques médicos tradicionales o para aquellos que no se han beneficiado de los tratamientos tradicionales para curar la impotencia, existen enfoques alternativos que pueden ser beneficiosos. Con mayor frecuencia, las alternativas de tratamiento médico de la disfunción eréctil, dependen de la causa subyacente de la impotencia. Como resultado de ello, sigue siendo importante para las personas el hablar con sus médicos acerca de esta cuestión en primer lugar. Para algunos que padecen de disfunción eréctil, una buena nutrición, suplementos y medicamentos a base de plantas pueden ser capaces de ayudarle e incluso curar el trastorno. La terapia física, tales como ejercicios de Kegel, también puede ayudar a algunos hombres en caso de que tratamientos como el Viagra no fueran de ayuda. Al igual que los médicos, los practicantes homeopáticos pueden desarrollar un plan de tratamiento adecuado para impotencia que pueden adaptarse en la vida del paciente.

8. Pruebas y Diagnóstico

El diagnóstico de la impotencia es muy importante. Se debe alentar a las personas que sufren de disfunción eréctil a discutir el tema con un experto médico, debido al hecho de que algunas de las causas subyacentes pueden ser muy graves. Como resultado, varias pruebas se pueden hacer para tratar de descubrir verdadera raíz del problema. Muchos médicos no simplemente prescriben un tratamiento como el Viagra, sin considerar cuál es la causa fundamental de la impotencia. En general, el diagnóstico incluye un análisis de los síntomas, un examen físico, así como otras posibles pruebas en función de lo que se descubra por el médico a través de la lista de los síntomas y el examen físico. Algunas pruebas sencillas destinadas a la ayuda en el diagnóstico incluyen análisis de sangre y análisis de orina. Una biometría hematica completa puede ser ordenada, con el fin de probar la presencia de anemia, lo que puede provocar la impotencia involuntariamente. Si ninguna de estas pruebas ofrece una respuesta clara, algunas de las pruebas más avanzados para diagnosticar la impotencia y la disfunción eréctil, incluyen pruebas de función hepática, pruebas de función renal, pruebas de función tiroidea, un ultrasonido dúplex y un examen de próstata.

9. Riesgos

Hay una serie de factores de riesgo que pueden contribuir a la impotencia en un hombre. La edad es un riesgo que no puede ser evitado. Se ha estimado que cerca del 80 por ciento de los hombres que tenían edades de 75 o más años de edad, han experimentado la impotencia a un ritmo creciente. Para los hombres de edad avanzada, puede ser más difícil el lograr una erección, mantenerla y completar satisfactoriamente los actos sexuales. Sin embargo, el envejecimiento no significa que la impotencia es inevitable. Por el contrario, las personas mayores, simplemente tienen más riesgo de tener problemas de salud subyacentes que pueden conducir a la disfunción eréctil. Del mismo modo, una enfermedad crónica puede conducir a la impotencia o la disfunción eréctil si la condición afecta a cualquiera de los procesos normales de pene, tales como el flujo sanguíneo. Algunas cirugías o lesiones también pueden causar impotencia. Una vez más, estas lesiones o cirugías probablemente afectan la manera en que la sangre fluye al pene o de afecta de otra manera a las funciones de este. El uso indebido de sustancias también puede contribuir a la impotencia ya que sustancias como la marihuana y el alcohol, pueden afectar la conducta sexual y la capacidad de lograr una erección. Incluso el ciclismo prolongado puede aumentar su riesgo de desarrollar disfunción eréctil. Como resultado de ello, antes de que un individuo intente cualquier tratamiento por su cuenta, tal como la toma de Viagra, es importante discutir plenamente la cuestión con un médico, quien probablemente será capaz de identificar los riesgos del tratamiento para el individuo.
Artículos Similares
- Cuidara al Bebé Desde el Embarazo
La medicina fetal es tan nueva como prometedora ya que muchos problemas tienen tratamiento desde la gestación. Se calcula que alrededor de 4 millones de niños mueren anualmente por complicaciones en la etapa prenatal, es por eso que decidimos hablarles a continuación de cuidado del bebé desde el embarazo...
- Parálisis Cerebral
- Tratamientos y Terapias Naturales Para Adelgazar
- El Estrés: Un Invitado Indeseable
- Aromaterapia: Aceites Esenciales
- Ritalin: Droga del Control
- Método Shiatsu