El Psicólogo Sinaloa

En el siguiente artículo presentaremos información que es útil para conocer qué es y cuál es el rol del psicólogo en la sociedad actual. Continúe leyendo el artículo para conocer mas acerca de la psicología...

Compañías Locales

INSTITUTO IBEROAMERICANO DE INGLES A.C.
(631) 116-4223
CALLE HCIENDA DE LA CIENEGA NO.-366 COL. LAS HACIENDAS GUAMUCHIL SINALOA
SALVADOR ALVARADO, SI
UNIDEP
(667) 992-2568
av insurgentes 123
CULIACAN, SI
INSTITUTO ANGLO MODERNO
(669) 916-6029
ave lomas de mazatlan 222
MAZATLAN, SI
FACULTAD DE INGENIERIA MOCHIS
(668) 812-7641
n , ciudad universitaria
LOS MOCHIS, SI
INSTITUTE OF AMERICAN ENGLISH
(668) 818-2084
blvd juan de dios batiz 86-1
LOS MOCHIS, SI
Atención Especializada
0166 2 75 14 62
Umbriel #4132 Fracc. Villa Satélites
Culiacán, SI
Couching AL
667 7542836
Aguamitas, Pradera Dorada
Culiacan, SI
UNIVERSIDAD UNIVER CULIACAN
(667) 712-6633
el dorado 1496 , las
CULIACAN, SI
UAD MAZATLAN
(669) 983-1823
av universidad s/n ,
MAZATLAN, SI
COLEGIO ENRIQUE ARREGUIN
(668) 818-5556
javier mina 639 nte
LOS MOCHIS, SI

Artículos Proveído Por:

¿Quién es el psicólogo?

Ser psicólogo es ejercer el oficio de la psicología. No se es psicólogo con la información teórica o la versación bibliográfica, sino con la aplicación del conocimiento a una tarea. Con esto señalamos la necesidad de integrar no solamente teoría y práctica, sino que ésta integración, es la base de la tarea del psicólogo, no puede realizarse sino se investiga siempre lo que se hace y cómo se lo hace, mientras se lo está haciendo.

El psicólogo enfrenta problemas muy peculiares en su tarea frente al objeto de estudio, el ser humano, a quien tenemos que estudiar es muy semejante a nosotros, y estudiando al otro nos estudiamos e investigamos, en cierta medida, nosotros mismos. Este hecho hace más intensas y agudas las ansiedades que crean todo campo de trabajo y toda investigación. Por otra parte, el instrumento con que trabaja el psicólogo es su propia personalidad. El contacto directo, personal, con el objeto de estudio es condición impostergable de la tarea psicológica (Bleger, (1991).

La formación de psicólogos y la internacionalización:

En este momento, psicólogos destacados y organizaciones representativas participan en grupos de trabajo, análisis y discusión internacional sobre los tópicos vinculados con la formación de los recursos humanos en psicología en los diferentes niveles de estudio, así como sobre los obstáculos y facilidades para el avance de la disciplina.

La internacionalización de individuos y organizaciones de psicología puede redituar beneficios importantes a la formación de los psicólogos, siempre que se soslayen las características culturales y de organización social de nuestra población y sus necesidades, los requerimientos de acciones sustentables del ambiente y la búsqueda del respeto y la equidad en la atención y el servicio a la población.

Campo laboral:

El área más conocida del trabajo de un psicólogo es la Psicología Clínica, pero no todos los Psicólogos ejercen la Psicología Clínica, ni todos los profesionales que proporcionan tratamiento psicológico son Licenciados en Psicología.

Algunas de las áreas de trabajo en las que puede desempeñarse el Psicólogo son:

- Psicología Escolar: El psicólogo tiene un papel fundamental en el proceso educativo, ya que sus conocimientos sobre el proceso madurativo psicológico del niño les acredita para participar en el desarrollo de programas de formación para niños con necesidades especiales (disminuidos psíquicos, trastornos del desarrollo, niños superdotados, etc.).
- Recursos Humanos y Psicología de las Organizaciones: Los psicólogos que trabajan en este campo estudian la conducta humana en trabajo, y desarrollan programas y procedimientos para que la experiencia laboral sea la más satisfactoria tanto desde el punto de vista de la empresa como del trabajador. Algunas de las funciones de estos profesionales son: selección y formación del personal, analizar y definir puestos de trabajo, organizar y desarrollar los Recursos Humanos, etc.
- Psicología Social y Comunitaria: Existen multitud de psicólogos trabajando en este área, sobre todo en el ámbito público. Desarrollan programas para grupos, para minorías excluidas, para colectivos desfavorecidos, etc. La unidad de análisis es muchas veces el grupo, la familia, el colectivo o la población, es decir, se examina la conducta humana en el ámbito social y grupal.
- Psicología Experimental: La mayoría de los psicólogos de este ámbito trabajan en Universidades y Centros de Investigación, aunque cada vez más se están incorporando a las empresas para el desarrollo de programas I + D, el examen de la reacción del consumidor ante determinado producto o para el análisis de las factores cognitivos implicados en el uso de un nuevo prototipos industrial (Ergonomía Cognitiva). El Psicólogo experimental realiza pruebas y experimentos para obtener nuevos conocimientos sobre cómo trabaja el cerebro, cuales son las características de funciones básicas como la memoria, la atención, la percepción, etc.
- Otras Áreas: Existen muchas más áreas donde desarrolla su trabajo un psicólogo como pueden ser la Psicología del Tráfico y la Seguridad Vial, la Psicología Jurídica y Forense, la Psicología del Deporte, etc.

Cuando acudir al psicólogo:

No existe una norma clara frente a cuando es el momento de acudir al psicólogo para solicitar ayuda, ya que un problema puede afectar de forma distinta a cada persona, por tanto es algo puramente subjetivo. De hecho muchas veces el problema no es algo que nos hace sentir miedo o inseguridad, sino el pensar que no tenemos recursos suficientes para enfrentarnos a eso.

Para valorar si es necesaria la ayuda psicológica es muy útil e importante observar si existen ciertos síntomas asociados, como por ejemplo ansiedad, pérdida o aumento de apetito, inquietud excesiva, insomnio o alteraciones del sueño, sensación de tristeza, cansancio inusual, falta de concentración, etc. También es importante valorar si se han producido cambios significativos últimamente en el ambiente familiar, laboral o personal que puedan haber desencadenado en parte el estado actual.

Si finalmente decides realizar una consulta, recuerda que la ética profesional los obliga a mantener el anonimato y el secreto profesional de todas las conversaciones que se lleven a cabo. Toda la información recibida, por tanto, se tratará respetando la total intimidad y privacidad de la persona que realiza la consulta.

Recuerda que durante la consulta con el psicólogo, cuanto mejor describas el problema que te angustia, con todas las personas y circunstancias que lo rodean y los posibles antecedentes personales o familiares, más preciso será el diagnóstico y la terapia prestada. Ir al psicólogo para intentar solucionar un problema no significa que ya siempre debas acudir a su consulta, ni que estés "loco", estos son dos tabúes muy implantados que carecen de fundamento serio.

Tratamiento psicológico:

Un tratamiento psicológico es una intervención profesional, basada en técnicas psicológicas, en un contexto clínico (Centro de Salud Mental, Hospital, consulta privada, Asociaciones de personas afectadas, etc.). En ella un especialista, habitualmente un psicólogo clínico, busca eliminar el sufrimiento de otra persona o enseñarle las habilidades adecuadas para hacer frente a los diversos problemas de la vida cotidiana. Ejemplos de esto son ayudar a una persona a superar su depresión o reducir sus obsesiones, trabajar con una familia con conflictos entre sus miembros para que sepan comunicarse mejor, o enseñar a un adolescente a relacionarse con otros compañeros de modo más sociable y menos agresivo.

Un tratamiento psicológico implica, entre otras cosas, escuchar con atención lo que el paciente tiene que decir y buscar qué aspectos personales, sociales, familiares, etc., son responsables del problema. También supone informar al paciente sobre cómo puede resolver los problemas planteados y emplear técnicas psicológicas específicas.

El tratamiento psicológico puede llevarse a cabo con personas (una sola persona), parejas, familias y grupos. Es posible combinar, según los casos y necesidades, el formato de tratamiento; así, puede realizarse un tratamiento en grupo junto con sesiones de asistencia individual. La intervención puede durar desde una o unas pocas sesiones (p.ej., en situaciones de crisis o asesoramiento) hasta varios años (en el caso del psicoanálisis). Lo más frecuente es que se extienda de 5 a 50 sesiones de alrededor de 1 hora y de frecuencia semanal. El número de sesiones depende del tipo o número de problemas y de la gravedad de éstos.

Dónde debe buscarse un tratamiento psicológico:

Los tratamientos psicológicos se ofertan en dos ámbitos principales: los centros públicos y los centros privados. Por lo que se refiere a los centros públicos, destacan los Centros de Salud Mental, en los que se ofrecen tratamientos psiquiátricos y psicológicos gratuitos. Todas las comunidades de nuestro país cuentan con un número determinado de centros públicos, variable de unas comunidades a otras, en los que trabajan psicólogos clínicos, psiquiatras, enfermeras y trabajadores sociales. De todos ellos, son los psicólogos clínicos los profesionales que están preparados específicamente para realizar una evaluación psicológica y aplicar los tratamientos psicológicos. Hay otros centros públicos que ofrecen asistencia psicológica y que varían en gran medida.

Así hay servicios hospitalarios de Psiquiatría y servicios de otras especialidades médicas (Medicina Interna, Reumatología, Rehabilitación, Hematología, Unidades de Dolor y de Cuidados Palitativos, etc.) que cuentan con psicólogos, aunque en una proporción mucho menor que los existentes en los Centros de Salud Mental. Sin embargo, donde se encuentra el mayor número de profesionales que ofrece asistencia psicológica es en el ámbito privado. En cualquier ciudad de nuestro país podemos encontrar multitud de consultas privadas de psicología clínica en las que un profesional ofrece tratamientos psicológicos para diversos cuadros clínicos y diferentes edades (adultos o niños).

Todos los tratamientos psicológicos son eficaces:

Cuando uno toma un medicamento confía en que su eficacia haya sido sometida científicamente a prueba. Al igual que cualquier fármaco, un tratamiento psicológico debe pasar unas pruebas y controles científicos para saber si es más eficaz que no hacer nada o que utilizar otro tratamiento que en principio es menos o nada eficaz. De igual modo que no deberíamos tomar un fármaco de eficacia no demostrada, tampoco deberíamos seguir un tratamiento psicológico que no se sabe si funciona, al menos cuando existen tratamientos alternativos de eficacia demostrada.

Algunos profesionales se basan en su experiencia para afirmar que sus tratamientos funcionan -al igual que hacen los que imponen sus manos, leen las cartas del Tarot o ejecutan extraños rituales-, pero la experiencia no sometida a prueba se ha mostrado engañosa en múltiples ocasiones y existen métodos más fiables para saber si un tratamiento funciona o no.

No todos los tipos de tratamientos psicológicos han sido sometidos convenientemente a prueba. El más investigado, hasta el momento, ha sido el cognitivo-conductual. De este enfoque se han derivado tratamientos eficaces para una diversidad de problemas: trastornos de ansiedad, depresión mayor, disfunciones sexuales, problemas de pareja, trastornos de alimentación, drogodependencias, trastornos de conducta en la infancia, control de esfínteres y, en combinación con intervenciones médicas, esquizofrenia, dolor y trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

Las terapias psicoanalíticas, psicodinámicas, existenciales/ humanistas y sistémicas no han sido investigadas suficientemente hasta el momento, por lo que no se puede afirmar si son eficaces o no (Sociedad Española, 2002).

Motivo de consulta

Cuando una persona asiste a una visita con un profesional de la salud mental los motivos que más comúnmente la llevan a hacerlo se refieren al alivio de un padecimiento, de un sufrimiento. En general el paciente siente que hay algo en su persona que le está causando algún sufrimiento, algún dolor psíquico. Pero no sabe qué es específicamente ni cómo actuar frente a ello.

Es muy común observar que la persona que pide la consulta es un tercero (un familiar, pareja o amigo) que está preocupado o percibe que algo le está sucediendo a su ser querido. Un gran porcentaje de pacientes acuden a terapia porque otras personas asistieron, lograron la ayuda que solicitaban y por ende recomiendan al profesional.

Uno de los mitos más extendidos es que el psicólogo es una especie de amigo, al cual uno le puede contar una dificultad, y que éste está capacitado (legalmente autorizado) para aconsejar respecto de la solución.

El terapeuta sólo representa un espejo objetivo, un otro yo que está por fuera de nosotros que nos escucha lo que realmente estamos queriendo decir. Nos devuelve una representación, una imagen de nosotros mismos y de las relaciones que mantenemos; mediatizada por la palabra que nuestros mecanismos defensivos no permitían el acceso a la conciencia.

Son muchas las situaciones y psicopatologías que pueden verse en la consulta psicológica. En la actualidad es posible afirmar que son cada vez más comunes las consultas por los trastornos de ansiedad (agorafobias, fobias, ansiedad social, etc.), los trastornos de la alimentación (bulimia, anorexia, etc.). Todas psicopatologías características de esta sociedad posmoderna, que presenta rasgos particulares como el consumo, el hedonismo, la imagen, la poca relación personal con el otro, etc.

Resistencia terapia psicológica:

La precontemplación es la fase en la cual no se intenta cambiar el comportamiento en un futuro previsible. Se puede estar en el estadio de precontemplación porque no se es consciente de que los comportamientos son problemáticos. Esta falta de conciencia se puede deber a la ignorancia. También se puede no ser consciente que se tienen problemas a causa de una actitud defensiva. Las personalidades paranoicas o psicopáticas a menudo creen que son los otros que tienen que cambiar, pero no ellos. En el Cuestionario de los Estadios del Cambio, los precontempladores que empiezan la terapia generalmente están de acuerdo con la siguiente afirmación: "No soy yo quien tiene problemas, ni tengo por qué estar aquí."

Los precontempladores también se desmoralizan con respecto a sus habilidades para cambiar. Probablemente han intentado cambiar, pero han fracasado. No creen que puedan cambiar. Al menos no lo pueden hacer sin ayuda externa. La ignorancia, la actitud defensiva y la desmoralización son barreras muy significativas para el cambio. Mucha de estas barreras pueden ser particularmente auto-derrotistas, ya que hace que los precontempladores muestren resistencia a la ayuda exterior que podría facilitar el cambio. Los precontempladores acuden la mayoría de las veces a la terapia porque se ven presionados por la pareja, los padres, la escuela o el juzgado. No hace falta decir que corren un gran riesgo de abandonar, incluso aunque necesiten más terapia que otras personas en otros estadios de la terapia (Prochaska, J. 2001).

La duración del proceso terapéutico:

No existe un número de sesiones determinado, cada persona es única y diferente. Esto hace que cada persona reaccione y actúe de forma diferente durante la psicoterapia. También, es determinante para indicar el número de sesiones, el tipo de problema que tiene el paciente, la gravedad y su duración.

Normalmente una vez que se ha realizado la evaluación del paciente y se ha hecho un diagnóstico, se puede dar una indicación aproximada del número de sesiones que podrían ser necesarias para superar el problema. Las sesiones son semanales: Una sesión a la semana de una hora aproximadamente de duración. A medida que el paciente va sintiéndose mejor y adquiriendo habilidades, se pasan las sesiones de semanales a quincenales (una sesión cada quince días) y de quincenales a mensuales (una sesión al mes). Esta es la dinámica que se suele emplear normalmente.

La actitud del paciente con el psicólogo:

Es fundamental que el paciente adopte una actitud positiva y activa durante la psicoterapia. No se trata de aceptar todo lo que diga el psicólogo. Tampoco se trata de rechazarlo sin más. Hay que adoptar una actitud de escucha activa, de reflexión profunda sobre lo que se habla en las sesiones. Comentando con el psicólogo tanto los acuerdos como los desacuerdos.

El paciente tiene que darse cuenta que durante la terapia tiene que trabajar junto con el psicólogo los problemas que presenta. El psicólogo le va a mandar una serie de tareas que tendrá que realizar durante la semana en función de los objetivos terapéuticos que ambos se hayan marcado en el desarrollo de las sesiones. No se trata de sentarse en una silla a escuchar al psicólogo y que los problemas se resuelvan solos. La magia para estas cosas no sirve. Lo que sirve es el trabajo, la voluntad y la constancia.

Primera sesión con el psicólogo:

Decidir ir por primera vez al psicólogo no es una decisión fácil. Es muy posible que estén surgiendo una serie de dudas: "¿Seguro que lo necesito?", "Yo no estoy tan mal para tener que ir a un psicólogo", "¿Qué pensarán de mí si se enteran que voy al psicólogo?" "¿Tendrá solución mi problema?" En fin, las preguntas pueden ser interminables.

Para entender mejor esas preguntas, las respuestas podrían ser las siguientes:

1º) No todo el mundo que va al psicólogo tiene que tener un trastorno psicológico. En los diferentes centros existen muchas consultas que están relacionadas con una mejora en la calidad de vida. Problemas que no llegan a ser incapacitantes, pero que la persona que los presenta quiere mejorarlos (timidez, indecisión, sentimientos de inferioridad, etc.).
2º) Todos los problemas por complicados que parezcan tienen solución. El psicólogo es la persona adecuada para ayudarte a superar tus problemas.
3º) La cultura psicológica de este país está cambiando. Muchas personas van al psicólogo. Ya no está mal visto el ir al psicólogo.
4º) Es normal que si vas al psicólogo la primera vez estés intranquilo/a. Pero tienes que tener en cuenta que la primera consulta no te compromete a nada. En la primera sesión el psicólogo te va a escuchar. Va a realizar una evaluación general y te va a explicar lo que te pasa, porque te pasa y las posibles formas de resolverlo (Cervantes, 2006).

Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com

Artículos Similares
- Psicólogo Sinaloa
En la cultura actual, es posible ganar dinero en apenas alrededor de cualquier posición en absoluto. Usted puede ir a la universidad y conseguir un trabajo como ingeniero, o un farmacéutico, o un abogado, o incluso un arqueólogo o de un aceite derrick bajo el soldador. Realmente es posible hacer casi cualquier cosa. Además, de todas esas cosas, son pocos los estudios o las carreras son más fascinante que el estudio de que un tema que ha fascinado a la humanidad desde la primera niebla oscuridad de la historia: la mente humana.
- Fallé la Entrevista Laboral Sinaloa
- Licenciatura en Ciencias Sociales Sinaloa
- La Psico-Educación Sinaloa