Guía De Los Dientes

La dentición es una parte rutinaria del desarrollo del niño que puede ser incómoda para tanto su bebé como para usted.

Aquí hay una serie de indicadores para ayudar a guiar a través del proceso:

¿Qué Esperar?
La mayoría de los lactantes brotan sus primeros dientes entre los seis a ocho meses, con el último de los molares apareciendo entre los 20 a 30 meses. Debido a la molestia y la hinchazón, su bebé puede experimentar un aumento del babeado, alteración del sueño, y ponerse más quisquilloso. La dentición es con frecuencia culpada por el ataque de otro tipo de problemas - tos, diarrea, erupciones cutáneas, fiebre - pero un estudio reciente encontró que esos males no están relacionados la mayor parte del tiempo. "Los síntomas sólo deberían ocurrir durante los pocos días que rodean la salida de cada diente", dice la pediatra Paula Ebirt de la ciudad de Nueva York en E.E.U.U. Por lo tanto, si no pasan rápidamente, su hijo puede estar enfermo con otra cosa.

El alivio del dolor
Para ayudar a calmar el dolor, trate con los anillos de dentición. Los de plástico rígido o de plata puede agravar si el bebé los aprieta fuerte. Existen otros anillos de plástico suave o llenos de líquido que pueden ser congelados para mayor comodidad, pero evite los que tengan pequeños objetos flotando dentro. Incluso mordisquear una toallita húmeda proporciona alivio. También puede considerar aplicar un medicamento en gel a las encillas, como lo son el acetaminofeno, o el ibuprofeno.

Cuidado de los dientes
Una vez que los dientes de su niño hayan roto la superficie, limpie las encías después de la alimentación con una toallita cálida y húmeda - en particular si su niño está comiendo alimentos sólidos. Una poco de agua después de una comida también ayuda a prevenir enfermedades dentales.

Posibles Problemas
Si a su bebé no le ha salido un diente en el calendario habitual, no se alarme. Al igual que otros hitos, como caminar y hablar, cada niño tiene su propio ritmo. Tal vez tarde hasta los 14 meses antes de que un diente se asome a través de la boquita de su niño. Una historia familiar de fisura palatina o displasia ectodérmica, un trastorno de crecimiento del cabello y las uñas, puede impedir el crecimiento de algunos o todos los dientes primarios. En raros casos, el retraso en la erupción puede ser el resultado de raquitismo, una deficiencia de vitamina D que se ha relacionado con cierta lactancia materna. Si su hijo no ha comenzado la dentición a sus 18 meses, consulte a su pediatra para descartar estas posibilidades.