La Tos En Los Niños

Los niños por el ambiente en que se mantiene, siempre jugando al aire libre, mojándose en la lluvia, etc. Son vulnerables a las todas las enfermedades y una muy famosa que es la tos. Tos, mocos, fiebre; tos y afectación general. La tos está presente en la mayoría de los catarros y enfermedades de la infancia...

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com

La tos es una de las enfermedades que mas ataca a los niños, para que la conozcas mejor sus síntomas y como combatirla te mostramos los diferentes tipos de tos.

Tipos de tos:

•Tos Perruna:
A mitad de la noche nos despierta un terrible sonido. Pero a pesar de lo alarmante que parece, esta tos no suele implicar gravedad alguna.
Posible causa: Su origen suele ser una laringitis espasmódica, infección vírica que da lugar a la inflamación de la laringe y que se cura sola.
Qué hacer: Se trata de una tos autolimitada, es decir, desaparece sola. Si nos alarmamos y llevamos a nuestro hijo a urgencias médicas, lo más probable es que al llegar no quede ni rastro de la terrible tos que nos hizo salir corriendo. Sacar al niño o bebé unos minutos al fresco de la noche (a la ventana o la terraza convenientemente abrigado) es una de las opciones caseras para afrontar los ataques de tos nocturna. Si no cede de ninguna manera y empeora, el médico nos recetará esteroides inhalados o corticoides por vía oral.
Cuándo preocuparnos: La laringitis dura entre tres y cinco días. Si la tos perdura, va acompañada de fiebre prolongada o afectación del estado general, debemos llevarlo al médico lo antes posible.

•Tos humeda:
Su tos es densa, lenta y empeora considerablemente por la noche. La nariz puede aparecer seca, pero por el sonido de cada tos sabemos que todos los mocos están ahí, en el pecho de nuestro hijo, esperando para salir…
Posible causa: La tos húmeda indica secreciones bronquiales en los alvéolos (pequeños sacos de aire en los pulmones) y se relaciona con procesos infecciosos. Así, aunque puede parecer la manifestación de un resfrío, hay que mantenerse alerta entre otros síntomas: dificultad para respirar, fiebre alta persistente, fatiga, pérdida del apetito nos avisan que algo más serio como una gripe, una bronquiolitis, una respuesta asmática o una neumonía. Suele requerir un tratamiento a fondo.
Qué hacer: Como esta tos apunta a un proceso infeccioso, es imprescindible su evolución y tratamiento por parte del médico. Por otra parte, esta tos denota mucosidad en el pecho y en estos casos es aconsejable enseñar a los niños a expectorar, es decir, a expulsar los mocos luego de cada tos. Los líquidos lo ayudarán a hacerlos más fluidos. Los jarabes contra la tos están menos indicados que nunca. Es muy efectiva la humidificación con vapor de agua.

•Tos seca:
El niño no parece muy congestionado. Tiene muchos mocos en la nariz, eso sí, quizá también fiebre y esa tos seca, irritativa, ronca… que a veces parece desgarrar su garganta. Esta tos y los síntomas que la acompañan pueden mantenerse invariables una semana o pueden empeorar en unos días.
Posible causa: La mayoría de las veces, la tos seca es parte de un catarro y está provocada por la inflamación de la laringe. Aunque sea llamativa, si va acompañada de una nariz chorreante (no damos abasto con los pañuelos) y fiebre que remite en dos o tres días, no suele ser preocupante. La tos irritativa, no obstante, también puede ser el comienzo de una gripe. En pocos días evoluciona a una tos húmeda y productiva (se escupe moco), acompañada de otros síntomas como fiebre persistente, afectación del estado general y pérdida del apetito, entre otros.
Qué hacer: Si al niño le duele mucho la garganta al toser; es posible que le prescriban antiinflamatorios. No obstante, tanto el resfrío como la gripe se curan solos, sin necesidad de medicación, con reposo y tranquilidad si el pequeño está abatido. La tos desaparecerá solo en unos días.

•Tos ferina:
Los ataque de la tos ferina dejan sin aliento: una, dos, tres…..¡hasta quince veces (más o menos) es capaz de toser la persona sin detenerse a tomar aire. Esta tos suele acompañarse de un esputo blanco perlado, pero no muy grande. Los pequeños pueden vomitar del esfuerzo y los menores de tres meses, incapaces de toser tanto, realizan pausas de apnea ( se quedan sin respiración durante unos segundos) y es signo de gravedad de la enfermedad. Se trata de la tos seca, irritativa y bastante invalidante.
Posible causa: Está provocada por una infección bacteriana originaria por la Bordetella Pertussis, una bacteria muy contagiosa contra la que se vacuna a los bebés desde dos meses. Gracias a las vacunas, hoy no es fácil ver la enfermedad en estado puro, pero no todos los niños están inmunizados y, además, existe una generación de adultos y adolescentes, mal vacunados o que los anticuerpos de la vacuna recibida ya no son efectivos y, por lo tanto, puede contagiar la enfermedad en los más pequeños. Por ese motivo, se aconseja aplicarles a los adolescentes la vacuna triple bacteriana acelular.
Qué hacer: Si la tos de nuestro hijo empeora después de unos días y empieza a parecerse a la descrita, es primordial ir rápidamente al médico. Es una enfermedad que necesita de antibióticos específicos para evitar el contagio y mejorar la evolución. Y es una de las pocas enfermedades que puede justificar el uso de jarabes contra la tos (antitusígenos). La enfermedad es sí suele curarse relativamente pronto con el tratamiento adecuado, pero la tos de recuerdo puede durar meses: la tos ferina afecta a los receptores de la tos, en el sistema nervioso central.

•Tos con silbidos:
Cada vez que un niño tose, o incluso respira, parece estar soplando por un silbato que suena dentro de su pecho. Y cada tos de al impresión de remover dentro de él algo espeso.
Posibles causas: El origen de esta tos es el “cierre bronquial” , y es típica de procesos asmáticos y bronquiolitis. Si la tos se da en invierno y en chiquitos menores de dos años, es probable que estemos ante una bronquiolitis; si aparece en primavera, podemos sospechar una alergia. El asma no tiene edad, aunque es más habitual es los más grandecitos.
Qué hacer: Lo primero es ir a un especialista para establecer un diagnóstico. Los tratamientos son diferentes, en función de la causa. Si a nuestro pequeño, le diagnostican asma, es importante ir “por delante” del proceso y no dar lugar a la crisis. Se puede hacer un plan preventivo. Si finalmente se llega al ataque de asma, éste se resuelve con broncodilatadores, esteroides inhalados y antileucotrienos, inhibidores de las sustancias que provocan el cierre de los bronquios.
Las bronquiolitis son más complejas de tratar, ya que están causadas por el virus respiratorio sincical, que no siempre responde adecuadamente a un tratamiento. En realidad, la bronquiolitis, sólo se pasa una vez en la vida, como el sarampión, el resto de las veces que creemos estar anta la enfermedad estamos ante cuadros relacionados con el primer episodio. Después de la bronquiolitis, los pulmones del chico suelen quedar muy sensibles, por lo que responden exageradamente ante cualquier cuadro vírico sin importancia. Entre los cuatro y los seis años, los pulmones maduran y no suelen quedar secuelas. Si la tos de estos episodios es demasiado molesta, el médico recetará un broncodilatador.

•La tos por un cuerpo extraño:
Si nuestro pequeño no tiene otros síntomas como congestión o fiebre, pero sin embargo, tiene una tos constante y persistente, que no para nunca. Es importante diferenciar ‘persistente’, de ‘recurrente’. La tos persistente: no desaparece nunca, ni de día , ni de noche, ni de un día para otro; la tos recurrente: aparece y desaparece, puede ser que con apenas un día de diferencia, y tiene su origen en procesos víricos repetidos.
Posible causa: Ante una tos persistente podemos sospechar sobre todo la presencia de un cuerpo extraño alojado en los pulmones del chico. Puede haberlo introducido por la nariz, pero también por la boca. Los maníes y las pastillas chiquitas son los cuerpos extraños que se encuentran con más frecuencia en los pulmones de los pequeños. Cuando no conocemos el origen de la tos, no debemos dar nunca antitusígenos.
Qué hacer: Si nuestro hijo tose persistentemente sin causa aparente, debemos llevarlo al médico, quien puede pedir una radiografía para averiguar si tiene un cuerpo extraño (éste no siempre se ve). Una vez detectado, se lo extraerán con un broncoscopio.

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com
Artículos Similares
- Seguro adicional de automóvil
Hay muchos tipos de seguros disponibles para los vehículos de hoy; estándar de seguros de automóviles y seguro complementario. Además de los fundamentos, hay tipos de suplementos de seguro de automóvil que se pueden comprar a proteger mejor su vehículo.
- Seguro De Vista
- Seguro De Vida Ajustable
- Seguro De Vida De Término
- Seguro De Vida Entera
- Seguro de vida colectivo
- Seguro De Múltiple Protección
- Política De Ingresos De la Familia
- Ventaja Por Muerte Accidental
- Beneficiario