Las Hormonas En El Embarazo

En el periodo del embarazo las mujeres producen un mayor número de hormonas que lo que acostumbraban producir. Las hormonas invaden tu cuerpo al quedar embarazada y hacen que te comportes de la forma más extraña pero ¿Qué son las hormonas y para qué sirven?...

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com

Las hormonas en el primer trimestre del embarazo:

Durante los primeros días del embarazo, la bola de células que dentro de poco tomará la forma de tu bebé libera la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH), que le dice a tu cuerpo que el embarazo se ha iniciado. En respuesta, tu cuerpo produce más progesterona y estrógeno, y los niveles de estas hormonas aumentan poco a poco a lo largo del embarazo.

Algunos médicos creen que la GCH, puede ser la responsable de las náuseas y el cansancio típico del primer trimestre, y muchas mujeres empiezan a sentirse bastante mejor cuando bajan los niveles de esta hormona, sobre la 13ª. Semana (su punto álgido es entre la octava y la décima semana).

Al principio del embarazo, la progesterona engrosa el revestimiento del útero para nutrir al embrión. También ayuda al útero a relajarse para que no te pongas de parto antes de tiempo. El estrógeno, por su parte ayuda al embrión a crecer y a desarrollarse, y estas des hormonas también son las responsables de que tus pechos hayan crecido y los sientas doloridos: se preparan para la lactancia.

Quizá hayas experimentado también extraños cambios de humor. Igual que algunas mujeres se ponen más sensibles antes del período, cuando los niveles de progesterona y estrógeno están altos, muchas mujeres al principio del embarazo se comportan de la misma manera.

Para mejorar los síntomas:

•Las nauseas: Prueba a comer varios tentempiés ricos en proteínas, como un bol de leche con cereales media hora antes de acostarte. Y como poco y con frecuencia durante el día para mantener altos los niveles de azúcar en sangre.
•Pechos doloridos: No te pongas sujetadores con aros y compra unos de maternidad que se ajusten bien a tu nuevo contorno.
•Cansancio: Descansa siempre que puedas. Incluso una siesta de una horita al mediodía puede hacer maravillas. El ejercicio físico moderado aumenta tus niveles de energía.

Las hormonas en el segundo trimestre del embarazo:

Al principio del segundo trimestre, los niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH) bajan, mientras que el estrógeno y la progesterona siguen subiendo, y la placenta es la que se encarga de la producción de las hormonas en vez de los ovarios.

La progesterona aumenta la temperatura corporal en 0,5°C, de forma que quizás te sientas como si tuvieras calefacción central. También le dice a tu cuerpo que aumente el volumen sanguíneo para alimentar al bebé. Si tienes suerte, estos cambios son los que pueden dar una mejor apariencia a tu piel y a tu cabello. La progesterona también empieza a relajar los músculos del cuerpo y las paredes a acomodar el exceso de sangre. Mientras tanto, el estrógeno ayuda al funcionamiento de la placenta y al crecimiento de los huesos y órganos y del bebé.

No es sorprendente que tanta actividad hormonal tenga su lado negativo. Los efectos relajantes de la progesterona pueden ralentizar el tránsito intestinal, haciéndote más propensa a las digestiones pesadas y al estreñimiento. También puede relajar la válvula entre el conducto alimenticio y el estómago, ocasionando ardores de estómago, y como los vasos sanguíneos están súper estimados, pueden distenderse, lo que conlleva varices y hemorroides.

Para mejorar los síntomas:

•Varices: Evita permanecer de pie durante mucho tiempo seguido y levanta los pies siempre que puedas. El ejercicio suave también te ayudará.
•Estreñimiento: Come muchos alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras, y bebe muchos líquidos. Así también mantendrás a raya las hemorroides.
•Ardores de estomago: Bebe agua con limón, pues neutraliza los ácidos estomacales, y no te acuestes nada más terminar de comer.

Las hormonas en el tercer trimestre del embarazo:

La progesterona y el estrógeno llegan ahora a su punto álgido y la hormona relaxina suaviza el cartílago de las articulaciones para que la pelvis se dilate durante el parto (a veces ocasiona una dolencia llamada separación de la sínfisis del pubis. En las últimas semanas del embarazo, la hormona del parto, la oxitocina, empieza d preparar al útero para el parto, y quizá sientas contracciones de Braxton Hicks.

Los niveles de la hormona de la lactancia, la prolactina, también aumentan y tus pechos pueden a empezar a segregar calostro (la sustancia anterior a la leche que nutre al recién nacido). Quizás descubras que has perdido todo interés por el sexo, ya que la prolactina puede inhibir el impulso sexual. Gracias, a la progesterona, el volumen de sangre sube a su nivel máximo a las 32ª semana.

Por eso, y porque las venas no son tan eficientes como antes, puedes tener los tobillos y pies hinchados. Antes del parto, los niveles de progesterona y estrógenos, que han estado subiendo a lo largo de todo el embarazo, bajan de repente. Nadie sabe a qué se debe exactamente, pero puede ser a la presión que el bebé hace en el interior del útero. Sin la progesterona para calmar el útero, la oxitocina desencadena las contracciones y se inicia el parto.

Síntomas:

•Dolor pélvico: L a reflexología puede ser muy efectiva y alivia el dolor durante el embarazo.
•Inflamación: Siéntate y descansa con los pies en alto siempre que puedas.

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com
Artículos Similares
- Estudios Durante El Embarazo
Toda mujer cuando descubre su embarazo piensa en la emoción que le traerá el ser madre, en que si el bebé sera niña o niño y deja por último lo mas importante, los chequeos o estudios durante el embarazo, estos estudios te permitirán llevar un mejor control de tu embarazo...
- Enfermedades Temidas En El Embarazo
- Pruebas Prenatales
- Higiene Y Belleza En El Embarazo
- Tratamientos De Belleza Durante El Embarazo
- Las Grasas en el Embarazo
- El Tabaco Y La Cafeína Durante El Embarazo
- El Embarazo Y La Diabetes
- El Embarazo y los Cambios Físicos
- Factor Rh En El Embarazo