¿Por qué Maullan los Gatos?

Los pequeños felinos domésticos pueden maullar por muchos motivos aunque no siempre sabemos que es lo que nos quieren decir o que les hace maullar. Continúe leyendo para conocer algunas de las razones...

Encuentre más artículos sobre Mascotas para leer en Mordisquitos.org

¿Has notado que el gato maúlla mucho? Quienes han convivido con gatos, saben que los pequeños felinos domésticos pueden maullar por muchos motivos aunque no siempre sabemos que es lo que nos quieren decir o que les hace maullar. Se cree que el gato es capaz de emitir hasta sesenta tipos de maullidos diferentes, expresando su estado anímico, solicitando atención o reclamando algo en concreto que podemos proporcionarle.

Normalmente, cuando los gatos se mueven por el hogar, son muy sigilosos y salvo que tiren algo al suelo, no nos daremos cuenta de su presencia porque no hacen ruidos perceptibles para nosotros al caminar, su paso es tranquilo y apoyados en sus almohadillas no levantan sospechas de su llegada a una habitación. Algunas personas colocan un cascabel en un collar para gatos, por motivos estéticos, porque lo consideran gracioso, pero también para poder estar al tanto de los movimientos del gato, ya que si se mueve, el cascabel suena. También podemos saber donde se encuentra el gato si se pone a maullar en algún lugar de la casa.

Se dice que un gato aprende a maullar porque los gatos no suelen maullar para comunicarse con los humanos salvo que sea necesario, ellos muestran lo que necesitan y se posicionan en un lugar determinado, si no les hacemos caso o tardamos, entonces maúllan. El gato observa al dueño, al humano con quien se encuentra asociado, está atento a sus reacciones y va modulando los tipos de maullidos que utiliza según las reacciones humanas, si un maullido nos conmueve y hacemos lo que el gato desea, entonces el felino volverá a utilizarlo con frecuencia. Un ejemplo habitual es cuando el gato desea beber agua y no utiliza el bebedero, entonces se mete en la bañera o se sube encima del lugar donde nos aseamos la cara o nos lavamos los dientes y tocando por la zona del grifo nos hace entender que abramos el grifo para dejar caer el agua. El gato sabe que allí puede beber agua fresquita pero no sabe como abrirlo, ha observado a los humanos hacerlo, si no le damos agua de ese modo y le ayudamos con el grifo entonces maullará pidiendo que lo hagamos. Otro ejemplo común es estar encerrado en una habitación que tiene la puerta cerrada y el gato puede oír pasos o vernos a través de un cristal. El gato solicitará que le habrán la puerta posicionándose en la puerta, tocará con las patitas y en última instancia maullará para ver si le podemos abrir la puerta para que salga o entre en otra habitación.

En determinados casos, los maullidos pueden pasar de ser puntuales y graciosos, a ser largos y molestos, incluso podremos recibir quejas de los vecinos. Los gatos maúllan también para mostrar sus emociones, su predisposición a aparearse durante el celo, ganas de jugar, atraer atención, incomodidad, defensa ante algo molesto. Los gatos son animales cazadores de hábitos nocturnos y con frecuencia pasan un montón de horas durmiendo durante el día, despertándose por la tarde para encarar la noche con las pilas cargadas. Si se pone a maullar con insistencia durante la noche, puede resultar molesto, porque los humanos solemos dormir durante la noche y no durante el día, salvo cuando tenemos el horario cambiado o trabajamos en horario nocturno. Una buena idea es desgastar sus niveles de energía con juegos durante el día para que tenga que dormirse a reponer fuerzas durante la noche y no tenga ganas de corretear, saltar a lugares elevados y maullar.

No hay que castigar al gato o agredirle, esto es algo malo y que no aporta nada ya que el gato se defenderá con arañazos, bufidos, se revolverá contra nosotros y esto no será de ayuda cuando tengamos que tomarlo en brazos, cortarle las uñas o darle algún medicamento o la malta felina. Si maúlla mucho es mejor ignorarle un rato para ver si busca nuestra atención, sin ir a acariciarle. Si al pasar un rato desiste, es que quería algo de nosotros, pero si el maullido es persistente hay que buscar otras causas. Cuando un gato no para de maullar podemos tratar de buscar cuando empezó este comportamiento, si lo hace en determinadas zonas, a determinadas horas, toda información será útil. En función de la edad, las vocalizaciones son diferentes. Los gatitos maúllan para buscar a la madre, para mostrar su incomodidad si han orinado, los gatos adolescentes maúllan si desean algo, los adultos pueden buscar atención pero también maúllan durante el celo. Algunos gatos curiosos maúllan de forma característica si vean a otros gatos a través de la ventana o si ven a pájaros volando y posándose cerca, en el exterior. Los gatos adultos que están obesos, deben ser sometidos a dietas para bajar de peso, ya que la vida sedentaria y el descontrol alimenticio provocan este sobrepeso, algunos gatos maúllan porque no les gusta este cambio y tienen estrés, pero alimentando con dietas que tengan alimento saciante, podemos evitarlo. Cuando están en edad geriátrica, pueden maullar si tienen dolores, inflamaciones, tienen dificultades para morder por la debilidad de las encías o la pérdida de piezas dentales. Estos maullidos son importantes a tener en cuenta por si revelan problemas de salud, entonces debemos preguntar en nuestra clínica veterinaria de confianza.
Artículos Similares
- La Longevidad de los Gatos
Los gatos son animales de compañía que se desarrollan rápidamente en comparación con el ritmo de crecimiento humano, al igual que los perros, se hacen adultos cuando los humanos somos niños muy pequeños...
- Coyunturas y Músculos Sanos en las Mascotas
- Dolor en los Gatos
- Toxoplasmosis
- Enfermedades Urinarias De Los Gatos
- Panleucopenia Felina
- Gatos: Excelentes Mascotas
- Remedios Naturales Para Mascotas
- Colesterol Elevado en Mascotas
- Cáncer de Piel en Felinos