Repercusiones de la Angustia

La angustia tiene grandes repercusiones en el comportamiento, especialmente en el tema que nos concierne, como es el relacionado al desempeño de la gerencia, su recurso humano en la empresa del presente...

Artículos Proveído Por:

De no sabérsele controlar, ello puede generar no solamente resultados desfavorables para la empresa, afectándolo seriamente en su comportamiento organizacional, en su clima, baja productividad, ambiente no propicio y sobre todo en lo físico y psíquico de las personas.

En esta oportunidad nos adentramos en el análisis de todos aquellos aspectos relevantes a considerarse en lo concerniente a la angustia.

La angustia es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Suele estar acompañado por intenso malestar psicológico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardiaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, “angustia” se refiere a “angostamiento”).

En el sentido y uso vulgares, se lo hace equivalente a ansiedad extrema o miedo. Sin embargo, por ser un estado afectivo de índole tan particular, ha sido tema de estudio de una disciplina científica: la Psicología, y especialmente del Psicoanálisis, que ha realizado los principales aportes para su conocimiento y lo ha erigido como uno de sus conceptos fundamentales. Como todos los conceptos freudianos, el de Angustia fue construido por Freud poco a poco, articulándose a la vez con los demás que integraban la teoría psicoanalítica en pleno desarrollo, y creciendo a la luz de los nuevos descubrimientos que el maestro vienés realizaba en su práctica clínica

Lo cierto, que la angustia es presentada como un elemento no derivado y primario de la conducta, en analogía con los instintos. Se observa el comportamiento humano desde una perspectiva filogenética.

Es una conducta que ha aparecido y evolucionado bajo una presión de selección, por su utilidad para la propagación genética. Esta utilidad es, por supuesto, “inconsciente”.

Tomada como conducta tiene algunos puntos de contacto con los instintos. Presenta un tono básico y necesita de un desencadenante, manteniéndose su expresión dentro de estrictos límites. No se trata en modo alguno de angustia ante la muerte, ante el tener que morir; la mortalidad es algo constitutivo de todo lo vivo y en esa medida el origen ontológico, pero no la causa ni la ocasión de la angustia.” De esta manera se manifiesta como conducta reactiva frente a cualquier suceso que se adjudique el valor de amenazante para la vida, aun en su sentido más amplio. Es así que, surgida en un ser vital, alcanza en el hombre lo habitualmente considerado “suprabiológico”.

Es importante que la angustia se presente también en situaciones que sólo mediatamente perturbarán la expectativa de vida o las perspectivas de reproducción, bases de las conductas parenterales y del altruismo. Por eso la angustia lleva en sí un elemento a priori irracional, y su comprensibilidad radica en que “mientras la producción endógena de angustia coincida aproximadamente con el peligro real y se mantenga la armonía global evolutivamente adquirida del sistema instintivo, solamente entonces podrá el organismo estar ajustado”.

La angustia es una emoción dada en relación con el ambiente, considerado éste como un todo. Hay en ellas dos tendencias, o si se quiere dos angustias, una dirigida a lo vital, hundiendo sus raíces en lo somático, y otra dirigida a la intelectualidad e inductora de la interpretación de lo circundante.

En la primera se manifiesta un estado de excitación interior, sentimiento que se denomina agitación, y cuya gradación se extiende desde la inquietud del estrujarse las manos y dirigir miradas recelosas o de franco temor a uno y otro lado, hasta la superabundancia de movimientos no dirigidos, de máxima expresión en la llamada “tormenta de movimientos”. Aquí se desorganiza el comportamiento y desaparecen los movimientos controlados por la voluntad junto a un incremento de la actividad vegetativa. La amenaza ante la cual se reacciona se precipita y es inabarcable. Pero si lo amenazante aparece súbitamente en nuestro horizonte de sucesos, la vivencia emocional a que da lugar es aquella que conoce como susto, perturbando la continuidad del flujo de vivencias y produciéndose un impacto sobre el yo individual. En el pánico, al contrario, la amenaza recae sobre la vida como tal y no sobre la individualidad. En el miedo o temor, lo amenazante no es percibido como “directamente actual y palpable”, aunque, y a diferencia de la angustia propiamente dicha, siempre tiene un objeto. Las expresiones del temor son el retroceder y recogerse del cuerpo, la huida y el quedarse inmóvil.

En su otra dirección es interpretativa del ambiente. Una excitación sensorial adecuada promueve el aumento de la vigilancia, es decir la búsqueda de desencadenantes significantes en el ambiente, para la liberación de conductas previamente concatenadas. Esto es la exploración a favor de situaciones vitalmente peligrosas. El mero aviso de su existencia es la angustia, seguida por la evaluación de los datos necesarios para su comprensión y la conducta evitativa resultante, aquello que vulgarmente se denomina paranoide en psiquiatría. Multitud de factores pueden señalarse como causales de angustia, pero el fenómeno que siempre subyace es la mortalidad del ser humano. Esto no quiere decir que la muerte sea percibida como un peligro real o inminente, esto desde ya desencadena angustia, pero también se presenta en muchas otras situaciones que sólo mediatamente perturbarán las expectativas de vida, no sólo del mismo individuo sino también las de sus allegados vitales. Es esta vivencia entonces la que nos da noticias de la peligrosidad del ambiente en el cual nos movemos, en forma muy distinta al miedo, que se refiere siempre a un objeto concreto y su amenaza es anticipada como posibilidad futura.

Se dice que la angustia es anónima, es decir, indeterminada y sin objeto, lo que vemos en la clínica práctica es que se busca a sí misma un contenido, actuando como un llamado hacia el ambiente. De este modo es una conducta apetitiva, de búsqueda de estímulos, y no consumatoria como puede serlo la huida de algo peligroso. Esto resulta en una vigilancia tensa y permanente.

Nos aporta proyectopv.org, además, que la angustia es el sentimiento que experimentamos cuando sin motivo nos preocupamos en exceso por la posibilidad de que en el futuro nos ocurra algo temido sobre lo que no tenemos control y que, en caso de que sucediera consideraríamos "terrible" o haría que nos consideráramos personas totalmente inútiles. También se puede definir la angustia como un sentimiento de amenaza cuya causa es por el momento desconocida pero que puede aparecer en el momento en que menos lo esperamos y revelar a todos sin excepción que somos unos incompetentes o personas totalmente ridículas.

La angustia que experimentamos no siempre es producto de los pensamientos de autodesprecio ante la posibilidad de algún fallo o debilidad personal que pudiera hacerse público. Una segunda forma de angustia proviene de una manera de pensar común a muchas personas, de hecho, a la mayoría, y que recibe el nombre de "baja tolerancia a la frustración", o BTF. La idea básica que sustenta dicha BTF es: "La vida debería ser fácil y transcurrir por donde quiero sin demasiados problemas y molestias; y si no es así, es horrible y no puedo soportarlo." Si acepta esta idea, se encontrará cogido en la "trampa de la comodidad". Algunas variaciones típicas son: "debo sentirme bien", "No debo sentirme angustiado", "Debo ser frío, mantener la calma y el sosiego". Con estas ideas, y dado que lo más probable es que nos empecemos a sentir mal en el mismo momento en que nos entreguemos a este tipo de pensamientos, lo normal será que suframos un ataque de angustia. Se puede llegar a sentir angustia por miedo a sentir angustia.

La angustia es un círculo vicioso. Una vez que se ha experimentado la angustia "sin razón alguna", aparece una actitud angustiada ante la perspectiva de sentir angustia. Aparecen pensamientos del tipo de "sería horrible si empezara a sentirme angustiado". Pensar de ese modo nos provoca la angustia. Inmediatamente, notamos la angustia y pensamos algo así como "es terrible, me estoy angustiando". Esto lleva a incrementar la angustia, que a su vez nos hace pensar cosas tales como "Estoy perdiendo el control.
Lo cierto que la gerencia debe saber controlar las situaciones, no dejarse aprisionar por la angustia, enfrentar la realidad con tranquilidad.

Hay muchas personas que combaten las situaciones que les provocan angustia con una serie de conocidas técnicas pensadas para distraerse de la angustia (relajación, contar hasta diez, beber, etc.). Pueden ser útiles a corto plazo pero en general no resuelven el problema. Ante las crisis, lo más importante es afrontar lo ocurrido. Levante su cabeza y diga con valentía: "Yo soy superior a esto y no me podrá vencer, pues encontraré la manera de derrotarlo".

Para superar las crisis, es necesario serenidad e iluminación: serenidad para estar en paz y así, con la mente más lúcida, intentar resolver el problema; iluminación para tener una visión más profunda de todo y le permita solucionar los problemas.

Analizar punto por punto todos los elementos del problema y no dudar en consultar a personas entendidas que le puedan aconsejar sabiamente. Prepare una estrategia o plan de acción que le permita resolver los puntos claves del problema. Luego, ¡actuar! No quedarse paralizado y hacer lo que se considere necesario y adecuado.


Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com - http://www.articuloz.com/autosuperacion-articulos/la-angustia-y-sus-repercusiones-en-el-comportamiento-863440.html

Haga click aquí para leer mas artículos de Artiguloz.com

Artículos Similares
- Controlar Mejor su Adsense
Si ya tienes una cuenta Adsense y los ingresos que estas recibiendo no son nada parecido a lo que te prometieron, pues aquí te doy unos tips para aumentar tu CTR, es decir aumentar tus ingresos Adsense sin necesidad de aumentar el numero de tus visitas...
- ¿Vender Maquinaria usada a través de Internet?
- Introducción a Javascript
- TIC: Tecnologías de la Información y la Comunicación
- Las Pymes y Internet
- ¿Cómo Tener un Sitio Web Exitoso?
- Tipografía
- ¿Por Qué Aprender Código Html?
- 6 Estrategias para un Sitio Web
- Javascript