Sistema Circulatorio Distrito Federal

El sistema circulatorio tiene varias funciones, sirve para llevar los alimentos y el oxígeno a las células, y para recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exhalado en los pulmones. De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente. Además, el aparato circulatorio tiene otras destacadas funciones: interviene en las defensas del organismo, regula la temperatura corporal...

Compañías Locales

Psicoterapia y Crecimiento Personal
57 03 27 58
melchor ocampo 236-5
DF, DF
FISIOTERAPIA Y REHABILITACION FISICA "PATIA"
015541490868
TECNICOS Y MANUALES 16 LOMAS ESTRELLA
MEXICO, DF
PSIQUE
47 80 96 84
Sur-Oriente
Mexico DF, DF
BRUCE MEDICA INTERNACIONAL S.A. DE C.V.
0155-55750108
GABRIEL MANCERA # 1223
MEXICO, DF
Active Tape
(555) 556-5804
Lomas verdes 1200
mexico, DF
Miguel Romero Medina
56886394
Mayorazgo de Orduña 8 Col. Xoco, Coyoacán, D.F.
Ciudad de México, DF
Centro de la Columna vertebral, S.C.
(5255) 53396430
Francisco Sosa no. 59
México, DF
Tamenport S.A. de C. V.
01800-9008263
Cerrada Rojo Gomez 82
México, DF
Grupo Vizcarra
(555) 936-8839
Col. del Valle
México, DF
Clínica de Atención Psicológica Integral CAPI
55 56985624
Bolívar 1016 bis Col Niños Héroes de chapultepec
México, DF

Proveído Por:

La organización funcional de un animal superior depende de un proceso de diferenciación celular en virtud del cual las células quedan funcionalmente especializadas y se opera la división del trabajo fisiológico entre todas ellas. Por ejemplo, una neurona, dotada para captar y transmitir informaciones del medio ambiente, no se ocupa en buscar alimento, defenderse y reproducirse. Pero necesita vivir en un medio que garantice su supervivencia. Esto se lo producirán otras células organizadas con esos propósitos.

SISTEMA CIRCULATORIO:

Suministra a todas las células del cuerpo los materiales necesarios para su consumo y las libera de los productos de desecho. La sangre es el vehículo de transporte para este proceso además transportar hormonas y otras sustancias. El corazón sirve como de bomba para impulsar la sangre a todos los tejidos; y llega a estos por medio de las arterias, arteriolas y capilares. Una vez realizada la misión de recoger los productos de desecho de las reacciones bioquímicas de las células son llevados de vuelta al corazón por medio de las venas.

La sangre:

Está constituida por diversos corpúsculos: eritrocitos (5.000.000 por milímetro cúbico de sangre), cuya función principal es transportar el oxígeno; leucocitos (7.000 por mm3), intervienen en los mecanismos de defensa del organismo; plaquetas (300.000 por mm3), permiten el proceso de la coagulación de la sangre. Además de estos componentes hay otros como proteínas (7 por 100), sales minerales (1 por 100) y sustancias como urea, glucosa, colesterol, vitaminas, hormonas, etc. El volumen total de sangre en el hombre adulto es de unos 5 litros, o sea el 7 por 100 de su peso.

Coagulación de la sangre y grupos sanguíneos:

Este fenómeno se produce gracias a una proteína que se encuentra en el plasma, el fibrinógeno. Esta se convierte en fibrina, y esta forma una red esponjosa que retiene el plasma y sus componentes. La coagulabilidad de la sangre es una garantía contra las pérdidas sufridas por hemorragias.

Los principales grupos sanguíneos son A, B, AB y O. Estos reaccionan entre ellos debido a que algunos componentes proteicos de los eritrocitos se comportan como antígenos para otros individuos y reaccionan con anticuerpos de estos. Los antígenos se llaman aglutinógenos y los anticuerpos del plasma aglutininas. Teniendo esto en cuenta el grupo O es donante universal por no tener aglutinógenos y el grupo AB es receptor universal por no tener aglutininas.

El corazón:

Está formado por un tejido contráctil especial: el músculo cardíaco o miocardio. En el corazón hay cuatro cavidades con otras tantas válvulas. La aurícula derecha recibe la sangre venosa de las venas cava superior e inferior y la manda al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide. De ahí por una contracción pasa la sangre por la válvula pulmonar y se dirige a los pulmones por la arteria pulmonar para ser oxigenada. De vuelta del pulmón entra en la aurícula izquierda por las venas pulmonares y llega al ventrículo izquierdo una vez que atraviesa la válvula mitral. Aquí gracias a la contracción del miocardio sale la sangre oxigenada por la válvula aórtica hacia la aorta y esta distribuye la sangre oxigenada por todo el organismo. Todo el miocardio queda dominado por la actividad del nódulo seno auricular que gracias a su ritmo de autogeneración de impulsos transmite estos a todo el corazón.

Ciclo y gasto cardíaco:

Cada 0,8 segundos nace en el nódulo S-A un impulso cardíaco. Las aurículas se contraen y fuerzan la sangre hacia los ventrículos. Cuando el impulso llega al nódulo A-V se provoca la contracción de los ventrículos (sístole). Al anularse el impulso los ventrículos se relajan (diástole) y la presión ventricular y arterial desciende. Los cambios de potencial eléctrico en las distintas regiones del corazón se miden por un electrocardiograma. En condiciones normales un ventrículo expulsa unos 70 ml de sangre con cada latido, y como el número de latidos por minuto es de unos 70, resulta que cada ventrículo lanza a la circulación unos cinco litro de sangre por minuto. Este es el gasto cardíaco. El gasto cardíaco se acomoda a las necesidades del organismo. Por ejemplo, el ejercicio puede hacer que el gasto aumente a 30-40 litros por minuto. Los mecanismos que entran en juego para regular el trabajo del corazón son dos: el propio corazón y el mecanismo nervioso, regulado por el simpático y parasimpático cuyo origen está en el centro cardiorregulador situado en el bulbo raquídeo.

Circulación vascular y presión arterial:

La sangre está distribuida por todo el sistema de tal forma que a medida que se ramifican las arterias y las arteriolas va disminuyendo el diámetro de los vasos; pero el área de los capilares va en aumento. A pesar de que el área de la región capilar es mayor, los capilares solo contienen el 4 por 100 de la sangre. La velocidad de la sangre es inversamente proporcional al área de la sección transversal. De modo que en los capilares la velocidad es mínima. Por otra parte la presión en las arterias oscila entre un valor máximo, correspondiente a la sístole ventricular, y un valor mínimo o diastólico. La diferencia entre ambos se conoce con el nombre de presión del pulso y en personas jóvenes normales es de 40 mm. Hg (120-80). Si las arterias se ponen rígidas por enfermedad o edad, la presión sistólica subiría.

Los factores entre los que determinan el valor de la presión arterial son la actividad cardiaca y la resistencia periférica, y esta última está en relación con el calibre de las arteriolas. La media aritmética de la presión sistólica y diastólica es de 100 mm. Hg. Si las necesidades del individuo reclaman un mayor riego sanguíneo, o en el caso de que aumente la resistencia al flujo, se hace necesario un reajuste del sistema. Un aumento de la presión arterial lo resuelve. Pero la hipertensión cuando es de carácter crónico constituye un proceso patológico. Por otro lado, la vasodilatación, aunque se local, ocasiona un descenso de la presión arterial.

Sistema linfático:

Se calcula en más de 3.500.000.000 el número de capilares. Debido a su estructura los componentes del plasma sanguíneo son filtrados a través de ellos con excepción de las grandes moléculas de proteínas. El intercambio de sustancias entre el plasma y el líquido tisular se realiza gracias a la diferencia entre la presión hidrostática y la presión osmótica de las proteínas del plasma. También cuenta la presión del líquido tisular y la de las proteínas de este, pero en mucho menor porcentaje. Cuando disminuye la presión hidrostática y aumenta la de las proteínas por mayor concentración de estas, se permite el regreso de los componentes del plasma hacia los capilares y el sistema circular.

Pero hay un segundo sistema de drenaje -el linfático- cuya función principal es retirar de los espacios tisulares las proteínas en exceso. Este sistema posee sus propios capilares linfáticos y está provisto de válvulas que transportan la linfa en una sola dirección. Esta desemboca en el punto de unión de las venas subclavia y yugular derecha y pasa al sistema circulatorio general.

Haga click aquí para leer más artículos en SaludBio.com
Artículos Regionales
Artículos Similares